Actividad Física De Baja Intensidad Asociada Con Un Envejecimiento Saludable Del Cerebro

La actividad física incremental, incluso a la intensidad de la luz, se asocia con un mayor volumen cerebral y un envejecimiento cerebral saludable.

Una considerable evidencia sugiere que la actividad física regular puede prevenir el deterioro cognitivo y la demencia. Los individuos activos tienen factores de riesgo metabólicos y vasculares más bajos y estos factores de riesgo pueden explicar su propensión al envejecimiento cerebral saludable. Sin embargo, los niveles de actividad específicos óptimos para la prevención de la demencia no han sido claros.

Las nuevas Pautas de Actividad Física de 2018 para los estadounidenses sugieren que cierta actividad física es mejor que nada, pero se recomienda lograr más de 150 minutos de actividad física de moderada a vigorosa (MV) por semana para obtener beneficios sustanciales para la salud.

Usando los datos del Estudio del corazón de Framingham, los investigadores encontraron que por cada hora adicional dedicada a la actividad física de intensidad de luz era equivalente a aproximadamente 1.1 años menos de envejecimiento cerebral.

Según los investigadores, estos resultados sugieren que el umbral de la asociación favorable para la actividad física con el envejecimiento cerebral puede estar en un nivel de intensidad o volumen más bajo y más alcanzable.

“Cada hora adicional de actividad física de intensidad de luz se asoció con volúmenes cerebrales más altos, incluso entre individuos que no cumplen con las Pautas de actividad física actuales. Estos datos son consistentes con la noción de que los beneficios potenciales de la actividad física en el envejecimiento cerebral pueden acumularse a un nivel más bajo, más nivel alcanzable de intensidad o volumen “, explicó Nicole Spartano, PhD, profesora asistente de investigación de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM).

“En realidad, apenas hemos comenzado a descubrir la relación entre la actividad física y la salud cerebral”. Spartano enfatiza la necesidad de explorar el impacto de la inactividad física en el envejecimiento cerebral en diferentes grupos raciales, étnicos y socioeconómicos. Ella está liderando un esfuerzo de equipo para investigar estos patrones en múltiples sitios en todo el país. “No podríamos hacer esta investigación sin el compromiso de los participantes del Estudio del Corazón de Framingham que han aportado tanto a la comunidad médica a lo largo de los años. Nuestra investigación también depende del equipo multidisciplinario de investigadores de la Universidad de Boston y colaboradores externos”. También reconoce la importancia de la financiación para la investigación en esta área y agradece el apoyo del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, la Asociación Americana del Corazón y la Asociación del Alzheimer.

Fuente: https://www.bmc.org – https://www.news-medical.net -Imagen de skeeze en Pixabay 

Audifono.net

Administración Principal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

34 − 28 =