¿Son hereditarios los problemas de oído?

No hay duda que la genética influye en nuestra vida. La herencia genética es una parte importantísima para la salud y evidentemente, para la salud auditiva también. Puede que en tu familia o algún amigo cercano tenga problemas auditivos y hayas escuchado decir que “los problemas de oído son genéticos”. No siempre ocurre, pero algunos casos de pérdida auditiva pueden tener un carácter hereditario.

Cuando acudimos por primera vez a la consulta del otorrino o del audioprotesista necesitamos encontrar respuestas a la causa del problema auditivo. En muchos casos la respuesta es la genética. Al igual que los niños o determinadas personas son más propensas a sufrir otitis que otras, la genética juega sus cartas e influye en personas con herencia con problemas de oídos. Y son varias las patologías auditivas que proceden de una herencia genética.

Hasta hace unos años, la única forma de saber cuál era la causa de la pérdida de audición era a través de un audiometría. Los audioprotesistas u otorrinos realizan este estudio audiológico para poder dar una solución al déficit auditivo concreto. Los audífonos y los consejos para cuidar de la audición en casa pueden ser la clave para que empezar a oír bien.

Sin embargo desde hace algunos años, un análisis de sangre bastaría para detectar los principios de la sordera. Predecir si una persona va a desarrollar hipoacusia con una simple muestra de sangre es vital para despejar todas las dudas. Así, el análisis genético servirá para descubrir si la pérdida de audición o esa patología auditiva es una enfermedad hereditaria.

Ahora que ya sabes que las enfermedades del oído pueden tener un componente genético, vamos a contarte algunos ejemplos de enfermedades hereditarias. Vamos a ponerle nombre a esas enfermedades auditivas que aparecen por un componente genético.

Patologías auditivas que son hereditarias

Otosclerosis

Esta patología auditiva es una de las enfermedades que se transmiten genéticamente. Se trata de la pérdida de audición producida por el crecimiento anormal del estribo, hueso localizado en la caja del tímpano dentro del oído medio. La otosclerosis suele ser una enfermedad hereditaria, pero no podemos decir que lo sea en todos los casos. Además de tener este componente genético, la otosclerosis también guardaba una relación con el sarampión durante el embarazo.

Este crecimiento anormal del hueso estribo dificulta la transmisión de las ondas sonoras, lo que hace que la audición no sea normal. A través de una estapedectomía, es decir de una cirugía para sustituir el hueso del estribo por una prótesis, las ondas sonoras volverían a transmitirse con normalidad. Pero otras de las soluciones efectivas es la colocación de un audífono en el oído.

Hipoacusia hereditaria

Como su propio indica, la falta de audición se establece desde el nacimiento de la persona. La hipoacusia neurosensorial y conductiva. Por lo general, la pérdida auditiva tiende a aparecer con la edad pero en algún caso también puede aparecer desde el nacimiento. La sordera congénita hereditaria es la falta de audición que se presenta desde el momento en el que una persona nace.

La hipoacusia puede ser de varios tipos dependiendo de dónde se localice la lesión. Además de la hipoacusia neurosensorial o conductiva, la hipoacusia de tipo hereditaria se divide en dos únicos tipos:

  • Hipoacusia hereditaria sindrómica: la causa de la pérdida de audición queda asociada a la malformación del oído externo o de otros órganos.
  • Hipoacusia hereditaria no sindrómica: en este caso la hipoacusia no queda asociada a malformaciones del oído externo, pero sí puede asociarse a malformaciones del oído interno o medio. Este es el tipo de hipoacusia más común de las dos.

Según informa la SEORL se estima que en un 80% de los nuevos casos de hipoacusia que se diagnostican tienen una base genética. Por ello es vital conocer nuestro ADN para saber el origen de la hipoacusia de causa genética.

Síndrome de Usher

Entre el 3% y el 6% de las personas con sordera congénita padecen el síndrome de Usher. Éste es uno de los síndrome que existen que afectan tanto a la visión como a la audición. Se trata de una enfermedad hereditaria poco común y al igual que la hipoacusia hereditaria, las personas que padecen Síndrome de Usher nacen con pérdida de audición y de forma progresiva van desarrollando pérdida visual.

La detección temprana se plantea imprescindible para la identificación de esta enfermedad.

Fuente: Audifon.es

Audifono.net

Administración Principal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

93 − = 92