Nuevo estudio canadiense investiga el vínculo entre la cognición y la pérdida de audición o visión

Existe un vínculo establecido y ampliamente reconocido entre las disminuciones en la agudeza sensorial, particularmente la audición y la visión, y la cognición.

Los datos del Estudio Longitudinal Canadiense sobre el Envejecimiento (CLSA), que involucra a decenas de miles de participantes en todo el país de entre 45 y 85 años, respaldan esto.

Un estudio reciente dirigido por investigadores de Montreal pregunta por qué existe esta relación. Natalie Phillips y sus colegas de Concordia descubrieron que la audición deficiente se relacionó especialmente con la disminución de la memoria y la función ejecutiva en adultos mayores relativamente saludables, autónomos y residentes en la comunidad.

Su artículo, publicado en la revista Scientific Reports , pregunta si los factores sociales (soledad, depresión, etc.) también juegan un papel en el deterioro cognitivo.

“Realmente queremos ver a las personas que tienen redes sociales más restringidas y menos apoyo social. ¿Los que reciben menos estimulación cerebral y menos enriquecimiento social experimentan una cognición más pobre? ” – Natalie Phillips, profesora de psicología en la Facultad de Artes y Ciencias y coautora del artículo. –

Phillips dice que realmente no encontraron pruebas sólidas de eso.

“Todo lo que podemos decir en este momento es que las personas que tienen capacidades sensoriales más pobres tienen capacidades cognitivas más pobres, y no podemos explicarlo mediante redes sociales o funcionamiento social más restringidos”.

El equipo de investigación del estudio estaba formado por Phillips, Walter Wittich en la Universidad de Montreal, Kathleen Pichora-Fuller en la Universidad de Toronto y Paul Mick en la Universidad de Saskatchewan. La autora principal del estudio, Anni Hämäläinen, fue becaria postdoctoral que trabajó con el equipo.

Buscando el porque

Los autores examinaron los datos recopilados por el CLSA entre 2012 y 2015. Ninguno de los encuestados vivía en instituciones o sufría algún tipo de deterioro cognitivo. Los investigadores también controlaron otros factores, como la edad, el género, la educación y el estado de salud. Descubrieron que la relación entre la agudeza sensorial y la función cognitiva era fuerte en todas las circunstancias.

“Queríamos saber por qué existe esta relación entre nuestras capacidades sensoriales y cognitivas”, explica Phillips.

Ella enumera cuatro hipótesis. Primero es una causa común de deterioro: a medida que las personas envejecen, su cognición simplemente se deteriora junto con su audición y visión.

Una segunda hipótesis plantea que la dificultad sensorial conduce a que la información de baja calidad ingrese al cerebro. A largo plazo, la información de baja calidad conduce a un funcionamiento cognitivo más deficiente.

Una tercera idea se basa en el gasto de recursos. Si su cerebroestá gastando mucha energía tratando de entender lo que se dice o lo que se presenta visualmente, habrá relativamente menos recursos disponibles para procesar esa información cognitivamente.

Los investigadores no pudieron probar estas tres primeras hipótesis porque necesitan datos de referencia de seguimiento longitudinal para comparar con estos resultados de referencia. Sin embargo, pudieron probar la cuarta hipótesis, que analiza el vínculo establecido entre el deterioro sensorial y los resultados sociales negativos, como el potencial de un aumento de la depresión y el aislamiento y el aislamiento social.

“Se hace difícil navegar por tu mundo”, explica Phillips. “Salir a actividades sociales o mantener conversaciones se vuelve complicado. Por lo tanto, queríamos probar si esta relación entre la función sensorial y la cognición estaba mediada por limitaciones en la red social de alguien”. Al final, los investigadores no encontraron que este fuera el caso.

Preguntando por qué no

Phillips y sus colegas señalan que el estudio de los datos de CLSA se encuentra en sus primeras etapas. Después de todo, esta es la primera ola de datos disponible de un estudio que abarcará 20 años. Queda mucho por aprender.

Por ejemplo, identificaron que la audición deficiente predijo una función ejecutiva deficiente aunque la mayoría de las pruebas eran de naturaleza visual. “Vemos esta relación entre la audición deficiente y la cognición, independientemente de la modalidad de la que se obtiene la información cognitiva”, dice ella.

Phillips agrega que su equipo continuará estudiando los datos de CLSA en el futuro.

“Queremos tener acceso a los datos genéticos que están disponibles para ver si hay un cierto perfil genético que sea más importante para esta relación sensorial-cognitiva”.

Fuente. Infoacufenos.com

Audifono.net

Administración Principal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

85 − = 81