Lo que la dieta occidental le está haciendo a tu cerebro

La dieta del patrón occidental (WPD) o también conocida como la dieta estadounidense estándar (SAD) es una dieta de estilo moderno que en su mayoría contiene altas cantidades de alimentos procesados, carne roja, productos lácteos con alto contenido de grasa, alimentos con alto contenido de azúcar y pre -envasados, que aumentan el riesgo de enfermedades crónicas.

Ahora, un nuevo estudio muestra que comer una dieta occidental puede estar alterando la función cerebral.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Macquarie y la Universidad de Griffith en Australia, la Universidad de Sussex en el Reino Unido, y la Universidad de Yale y la Universidad Americana en los Estados Unidos descubrieron que comer alimentos altamente procesados ​​como la comida chatarra, que son parte de la dieta occidental. , podría dañar la parte del cerebro ligada al autocontrol, lo que puede provocar comer en exceso.

En el estudio publicado en la revista Royal Society Open Science , el equipo demostró que en tan solo una semana, comer una dieta occidental puede alterar significativamente la función cerebral, y los participantes del estudio están peor en las pruebas de aprendizaje y memoria. Además, la dieta occidental estaba ligada a comer en exceso y antojos de golosinas azucaradas después de consumir una comida regular.

Resultados del estudio

Para llegar a sus hallazgos, los investigadores reclutaron a 110 estudiantes entre las edades de 20 y 25 en una universidad de Australia. Todos los estudiantes tenían un peso saludable y consumían una dieta más saludable que el promedio. Se dividieron en dos grupos: la dieta de estilo occidental y el grupo de control.

Para el grupo de dieta de estilo occidental, se les dio un desayuno que consiste en un sándwich tostado y un batido, que es rico en grasa y azúcar. Se les indicó que comieran este desayuno, y entre el segundo y el séptimo día, se les pidió que comieran dos gofres belgas durante cuatro días y que comieran la comida principal y un postre o bebida de una cadena de comida rápida en los otros dos días.

Por otro lado, el primer grupo recibió un batido de leche bajo en grasa y azúcar y un sándwich tostado el primer día. Durante el resto del período de estudio, se les pidió que consumieran su dieta regular. A ambos grupos se les pidió que tomaran pruebas, incluidas la prueba de querer y gustar, y la prueba de aprendizaje verbal de Hopkins sobre habilidades de aprendizaje y memoria.

La prueba de querer y gustar involucró una amplia gama de bocadillos, mientras que a los encuestados se les pidió que calificaran cuánto querían comerlos. Los investigadores también les pidieron a los encuestados que comieran la comida e informaran cuánto les gustaban los alimentos.

Además, los investigadores pidieron a los participantes que llevaran un diario de su ingesta de alimentos, y recolectaron mediciones de los niveles de colesterol y azúcar en la sangre.

Cambios en el cerebro

Los investigadores del estudio descubrieron que comer una dieta alta en grasas y azúcar, incluso durante solo una semana, puede afectar la parte del cerebro llamada hipocampo, que es responsable de las emociones, el aprendizaje, la memoria y la motivación.

En el estudio, el equipo descubrió que incluso si una persona es delgada y saludable, una dieta occidental durante una semana ha afectado la función cerebral, lo que dificulta que las personas controlen su apetito. Además, resulta que los alimentos sabrosos como dulces, bocadillos y chocolates se vuelven más deseables cuando están llenos. Como resultado, a las personas les resulta difícil resistirse a comer en exceso.

Los científicos dicen que cuanto más deseables son los participantes para encontrar la comida sabrosa cuando ya están llenos, mientras que en la dieta de estilo occidental, más deteriorados estaban en la prueba de función del hipocampo.

Además, el grupo de dieta occidental obtuvo peores resultados en las pruebas de aprendizaje y memoria después de una semana, en comparación con el grupo de control que tenía su dieta normal.

Curiosamente, cuando los participantes repitieron las pruebas tres semanas después después de que los participantes volvieron a sus patrones normales de alimentación, sus habilidades volvieron a la normalidad. Los hallazgos del estudio sugieren que, aunque hay cambios en el cerebro relacionados con una dieta occidental, el daño puede revertirse una vez que la persona come una dieta bien balanceada.

Los investigadores enfatizan la importancia de comer una dieta bien balanceada y que los alimentos altamente procesados, ricos en grasas y altos en azúcar pueden afectar negativamente a una parte del cerebro que es responsable del autocontrol. Eso explica por qué cuando las personas comen comida rápida, golosinas azucaradas y alimentos altamente procesados, parecen no poder controlar su apetito y tienden a comer en exceso.

Fuente: Infoacufenos.com

Audifono.net

Administración Principal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 22 = 25