La otitis del nadador, la infección de oído más habitual durante el verano

El nombre ya da pistas: la otitis del nadador (su nombre técnico es otitis externa difusa), se produce en verano y a causa del baño en piscinas y playas. Este tipo de otitis cusa un dolor intenso del oído, que suele ir acompañada de una disminución de la audición y la supuración.

La incidencia de la otitis del nadador es notable, sobre todo en niños. Los datos son ilustrativos: según la Asociación de Pediatría Española (APE) entre un 80 y un 90 % de niños ha sufrido algún caso de otitis, aunque los adultos con escaso cerumen, los que padecen problemas de la piel o quienes tienen conductos estrechos “son también muy propensos a padecer esta patología”, afirma Lucas Fito, otorrino del hospital Vithas Valencia Consuelo.

La ‘otitis del nadador’, según este especialista, es la patología otorrinolaringológica más habitual durante la época estival ya que se pasa mucho tiempo con la cabeza sumergida en el agua (no siempre limpia) de playas, ríos y sobre todo piscinas. Además, el calor, la humedad y el resto de líquido que queda en el oído tras el baño “son el caldo de cultivo perfecto para que determinadas bacterias y en ocasiones hongos produzcan infecciones”.

Fuente: Gaes.es

Audifono.net

Administración Principal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 8 = 1