Estudio muestra cómo el VIH afecta el sistema auditivo del cerebro

Incluso con una terapia antirretroviral efectiva, los pacientes infectados con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) sufren daños en el sistema nervioso central.

Todavía se está debatiendo si estos problemas pueden atribuirse principalmente a la enfermedad, sus tratamientos o las respuestas inmunes del cuerpo, pero es difícil detectar estos cambios de manera temprana y confiable.

Los resultados de un nuevo estudio publicado en Clinical Neurophysiology , que involucra un esfuerzo de colaboración entre la Facultad de Medicina Geisel de Dartmouth y el Laboratorio de Neurociencia Auditiva de la Universidad de Northwestern, arrojan más luz sobre cómo el sistema auditivo del cerebro puede proporcionar una ventana sobre cómo el cerebro se ve afectado por VIH.

“Hemos estado realizando una variedad de pruebas de audición en una cohorte establecida de pacientes VIH positivos en Dar es Salaam, Tanzania “.

Jay Buckey, Jr, MD, coautor del estudio y profesor de medicina, Geisel

“Inicialmente, pensamos que encontraríamos que el VIH afecta el oído, pero lo que parece verse afectado es la capacidad del cerebro para procesar el sonido”.

Para probar esta hipótesis, los investigadores usaron lo que se llama una respuesta de seguimiento de frecuencia evocada por el habla (FFR). En esta prueba, se graban ondas cerebrales de los electrodos del cuero cabelludo (como en un electroencefalograma), mientras que los sonidos comunes al habla cotidiana, como “ba”, “da” o “ga”, se reproducen en el oído.

Esto ofrece una forma objetiva y no invasiva de registrar las ondas cerebrales y evaluar las funciones auditivas del cerebro.

“Hay muchos ingredientes acústicos en el habla, como tono, tiempo, armónicos y frases”, dice Nina Kraus, Ph.D., profesora de Ciencias de la Comunicación y Neurobiología de Hugh Knowles en Northwestern, quien co-dirigió el estudio con Buckey.

“El FFR nos permite reproducir sonidos del habla en el oído de los participantes del estudio y descubrir qué tan bien está haciendo el cerebro al procesar estos diferentes ingredientes acústicos”.

Al comparar los resultados de FFR de 68 adultos VIH positivos con 59 adultos VIH negativos, los investigadores encontraron que las respuestas neurofisiológicas auditivas a ciertas señales del habla fueron interrumpidas en adultos VIH positivos, a pesar de que se desempeñaron normalmente en las pruebas de audición, lo que confirma que estas dificultades auditivas se basan en el sistema nervioso central.

“Cuando el cerebro procesa el sonido, no es como una perilla de volumen donde todos los ingredientes acústicos se procesan bien o mal”, explica Kraus.

“Con el FFR, podemos ver qué aspectos del procesamiento auditivo se ven afectados o disminuidos y preguntar: ‘¿Existe una firma neuronal específica que se alinee con el VIH?’”

Es por eso que los investigadores visualizan el FFR como una herramienta viable para comprender mejor no solo los mecanismos de disfunción cerebral asociados con el VIH, sino también otros trastornos que afectan el cerebro, como la conmoción cerebral, la enfermedad de Alzheimer y la infección por el virus del Zika.

“Por lo general, si desea evaluar la función cognitiva, hará cosas como hacer que la gente haga problemas matemáticos, recuerde una lista de palabras, trabaje en algún tipo de rompecabezas o tarea, o haga un dibujo”, dice Buckey.

“Requiere personas capacitadas para hacer este tipo de pruebas, y las pruebas pueden ser bastante específicas para el idioma que hablan las personas y la cultura de la que provienen.

“Lo importante de nuestros resultados es que la prueba no requiere ninguna acción por parte del paciente; se graba de forma pasiva: los sujetos pueden incluso dormir o mirar una película”, dice. “Creemos que el FFR es muy prometedor como una forma de evaluar el cerebro de manera fácil y objetiva”.

Fuente: Infoacufenos.com

Audifono.net

Administración Principal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 9