El oído interno se revela como clave para entender la relación entre hombres y simios

El oído es un sentido fundamental. Siempre lo decimos. No sólo para la comunicación, también para el equilibrio. Y además, nos ayuda a entender nuestros orígenes. Sí, no exageramos. Un estudio dirigido por investigadores del Instituto Catalán de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) ha revelado que a morfología del laberinto óseo del oído interno es una potente herramienta para reconstruir las relaciones filogenéticas entre los simios y los humanos.

Mediante una novedosa técnica de análisis morfométrico geométrico 3D, los investigadores han cuantificado la ‘señal filogenética’ que encierra esta estructura anatómica en los antropoideos actuales (monos, simios y humanos) y también han analizado la morfología del hominoideo fósil Oreopithecus y del hominino Australopithecus, según publica La Vanguardia.

Los investigadores han descubierto que algunas partes anatómicas son menos propensas a haber evolucionado de forma propia o independiente, entre ellas el laberinto óseo del oído interno.

Los resultados del trabajo apoyan la hipótesis de que el enigmático Oreopithecus fue un representante basal que sobrevivió más allá del resto de miembros de su grupo y que convergió en algunos aspectos con los grandes simios actuales. Esta investigación del Instituto Catalán de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) también confirma que el Australopithecus como representante temprano del linaje humano.

Fuente: Gaes.es

Audifono.net

Administración Principal

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 22 = 25